viernes, 12 de noviembre de 2010

London Experience.Callejeando por la city III:



Está mañana en la puerta del Hotel Rochester,Juan,un español del puerto de Santa María afincado en Londres y que trabaja allí, tiene una conversación de fútbol con un Ingles ciertamente expresivo.Yo me acerco,saludo y pego la oreja.El tema por el que gira la animosa charla es concretamente la derrota de Inglaterra con Macedonia y la victoria de España sobre Escocia la noche anterior, y que los ingleses no tragan a Capello.La conversación termina y el tipo ingles de unos 60 años se despide saludando con su gorra de tweed.

-¿Un tipo peculiar?, Le pregunto a Juan.
-Si un Cockney del East End.Me contesta.

Juan me cuenta que tienen una forma de hablar carasterística,una jerga particular y siempre tienen un chiste o una pulla, y que ese tipo de humor agudo e instantaneo es uno de sus rasgos de identidad cultural.

- Pregúntale a un taxista cockney si nació oyendo las Bow Bells y probablemente te saldrá con algo como;¨sí hombre pero es que mi madre tenía la radio muy alta¨.Reímos al unisono.

Me despido de Juan y me marcho a lo mio.Tengo cierta conexión con él,es un buen aficionado al jazz y un interesante conversador del que poder aprender.

Desde este hotel me puedo mover a pie por todo el West End,es decir desde Covent Garden aproximadamente hasta Chelsea y Kinghtsbridge,Bloonsbury y Marylbone Road.Incluso me he cruzado a pie Hide Park hasta Lancaster Gate desde Hide Park Corner.

Picadilly Circus sugiere todo tipo de delicias mundanas, y decido encaminar mis pasos hasta el bullicioso Soho.Paseo por Carnabyt Street,visito Merc y compro un chaleco gris,pensando en combinarlo con un traje azul marino.En la planta de abajo tienen una Vespa de exposición y en cuanto me descuido tengo al pequeño Jero subido en ella -Como la de mi papi,como la de mi PAPI...!!!!!grita como un poseso.Lo saco de allí a rastras con la sonrisa torcida de los vendedores.Ben Sherman,Lambretta,The Face,tambien compro una Harrington en Lambretta.

Pero lo que me impresiona es Saville Road,mejor dicho sus sastrerias! Es la feria de la lana,está cortada la calle con un rebaño de corderos merinos,perros pastores y elegantes ganaderos venidos de diferentes partes del país,incluso desde la lejana isla de Harrys con su estupendo,aunque rudo Harrys Tweed.Toco la lana en sus sacas,miro las bobinas de hilo en sus diferentes colores y todo esto entre vendedores y sastres que pelean por alcanzar un acuerdo,parece que estoy viviendo un momento de los Pilares de la Tierra.La pena es no tener una cartera adecuada a los elevados precios en que se mueven las sastrerías aquí.Me entretengo mirando como trabajan los sastres en el bajo donde está el taller de Henry Pool,en su escaparate conmemoran el 75 aniversario de Jaguar con un modelo a escala de pedales de un XK 140y decoración de la marca inglesa de coches,entre magníficos trajes cortados con la sabiduría y experiencia acumulada durante más de un siglo de vida.

En Westmister paso por delante de la Royal Horse Guard,hago la típica foto de familia con los centinelas a caballo con sus vistosos uniformes,guantes blancos,pluma y cascos.Llego a Downig Street,la gente espera y mira.En el nº10 vive James Cameron el nuevo primer ministro.La campana del Big Ben marca la una y aprovecho para poner mi reloj en hora.Está torre sin duda es todo un símbolo del Parlamento Británico.Desde aquí puedes cruzar el Wesmister Bridge,con estupendas vistas de ambas partes del río y destrozar tu cámara digital con un millón de fotos de recuerdo.Decido visitar Wesmister Abbey,el edificio religioso más histórico del país,un bello ejemplo de arquitectura gótica.Quizás más impresionante por el detalle de su interior que por su aspecto externo y que no se debe dejar a mi entender en una visita a Londres.

De regreso al aeropuerto en el Gtawick Express desdes Victoria Station,surge con Marigel la consavida comparación entre Londres y París.Y recuerdo una frase de Charles Dickens en Uncommecial Traveller,1861:¨Gran parte de la población de Londres tiene un aire de segunda mano,apenas visible en gran parte de la población de París¨

JP.Lambert.

5 comentarios:

  1. que sepas que estas crónicas me las guardo para una futura visita a London.
    Chapó

    ResponderEliminar
  2. Precioso el relato vital. Aprovecho para homenajear a Pete Meaden, ayer hubiera cumplido 69 años. Un autèntico cockney.

    ResponderEliminar
  3. Unas crónicas verdaderamente sensacionales. Creo que si escribieras sobre botánica, por decir algo al azar, también conseguirías mi más sincera admiración ante ese dominio del tempo literario siempre adecuado para cada una de tus narraciones. No solo describes el escenario con una pulcritud y precisión envidiable sino que, con cada descripción, transmites al lector un cúmulo de sensaciones que invitan a vivir, por uno mismo, una experiencia similar. Gracias, una vez más, por compartir estos y otros magníficos escritos con todos nosotros. Buen fin de semana.

    Un saludo
    Àlex

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestras alabanzas!!!!.
    Álex realmente me abrumas y no se si soy merecedor de tanto elogio.Escribo por intuición,sin ningún método,sin orden,me dejo llevar.Escribo de la manera que a mi me gusta leer,de las sensaciones que busco cuando leo.Como dije cuando comencé está crónica de viaje no sabía como enfrentarme a ella y al final creo tener un buen sabor de boca...
    un abrazo y gracias!!!!
    Jero.

    ResponderEliminar
  5. Impresionante! Unas crónicas muy buenas. Desconocía tu habilidad narrativa. Como dice Marcos es una guía de viaje cojonuda.

    ResponderEliminar